Grupo Aéreo de Combate


Bolivia y Paraguay lucharon por el territorio del Chaco por aire y tierra. La pérdida de Bolivia fue de 235 mil kilómetros cuadrados y más de 60.000 soldados.


Para el inicio de la Guerra del Chaco, Bolivia contaba con un cuerpo aéreo muy capaz. Unos meses antes del conflicto, los bolivianos desplazaron un grupo aéreo de tres aviones de combate Vickers Vespa, tres bombarderos Breguet XIX, de cinco a seis aviones de combate Vickers “Scout” y un par de Fokker CVs a la zona de Villamontes, en la frontera del Chaco.

Tanto Bolivia como Paraguay hicieron grandes esfuerzos por organizar fuerzas aéreas eficaces. Pese a ser un país pobre y pequeño, Bolivia poseía una fuerza aérea de cerca de cuarenta aviones, que incluían naves entrenadoras y de transporte. Paraguay podía colocar en campaña alrededor de diez aviones de combate y veinte naves de entrenamiento y transporte.


El Teniente Coronel Bilbao Rioja tomó el mando de la Fuerza Aérea Boliviana en el Chaco a inicios del conflicto y concentró su fuerza en Villamontes con una base de avanzada.

En julio de 1932, los bolivianos desplazaron tres aviones de combate Vickers “Vespa”, tres bombarderos Breguet XIX y entre tres a seis Vickers “Scouts” a sus pistas de avanzada.

Las naves incursionaron contra la base paraguaya en Puerto Casado. Esas incursiones provocaron una fuerte reacción por parte del gobierno argentino, motivo por el cual Bolivia canceló los ataques aéreos.

Desde ese momento, el Cuerpo Aéreo Boliviano llevó a cabo misiones de reconocimiento, patrullaje aéreo y apoyo aéreo cercano.

En la batalla de Boquerón, ambos lados llevaron a cabo numerosos ataques en apoyo a las tropas terrestres.

Entre el 9 y el 29 de septiembre, paraguayos, escoltados por aviones de combate Wibault, efectuaron 12 ataques de bombardeo sobre los bolivianos en Boquerón.

Aunque ambas fuerzas aéreas habían volado misiones de reconocimiento y de apoyo aéreo cercano, durante la campaña de Boquerón, el primer enfrentamiento en el aire ocurrió el 28 de septiembre cuando un Vickers Vespa de Bolivia se enfrentó a un Potez paraguayo.

El 30 de septiembre de 1932, la primera pérdida de aire ocurrió cuando uno de los Wibault paraguayos fue derribado por un Vickers Type boliviano.


Características de las aeronaves

Vickers Scout 143

  • Industria: inglesa
  • Matrícula Nº 96
  • Año de fabricación: 1929
  • Motor: Bristol Júpiter VIA de 450 H.P. refrigerado por aire
  • Peso vacío: 1.017 kg
  • Peso máximo: 1.413 kg
  • Velocidad máxima: 240 kph
  • Armamento: 2 ametralladoras fijas Vickers de 7,65 mm sincronizadas al motor


Potez 25 A-2

  • Industria: francesa
  • Matrícula Nº 6
  • Año de fabricación: 1928
  • Motor: Lorraine-Dietrich 12Eb de 450 H.P. refrigerado por agua
  • Velocidad máxima: 226 kph
  • Peso vacío: 1.360 kg
  • Peso máximo: 2.150 kg
  • Armamento: 1 ametralladora fija Vickers 30 accionada por el piloto; 2 ametralladoras móviles Madsen de 7,65 mm apareadas en la torreta del observador; 1 ametralladora semimóvil Madsen de 7.65 mm ventral en el cubículo del observador

Todo honor a los Héroes Nacionales del Grupo Aéreo de Combate










0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada