Andres Ibañez y el federalismo cruceño

Candidato a diputado por Santa Cruz en el 1874, competía con Antonio Vaca Diez.  Ibáñez fue elegido diputado, pero su actividad política principal la seguía realizando en Santa Cruz.

El igualitario era perseguido permanentemente por las autoridades que lo acusaban de soliviantar a las masas. Ibáñez organizó a sus seguidores y junto a medio centenar de ellos, se enfrentó al ejército en Cotoca, después se desplegó hacia la región de chiquitos donde sus adherentes financiaron un ejército de 300 voluntarios que marcharon para tomar Santa Cruz. Los primeros días de noviembre de 1875 fueron detenidos por el comandante Ignacio Romero que los derrotó cerca de la ciudad en un bosque llamado Pororós. Solamente la amnistía declarada por el gobierno en febrero de 1876, permitió a Ibáñez ir a la ciudad Cruceña.

Allí reorganizó su partido y proclamó la candidatura del general Daza, más como un maniobra política que confiando en que Daza compartiera sus ideas.

Inmediatamente surgieron las intrigas de los oficialistas que veían que Ibáñez se fortalecía. Daza recibía información distorsionada, al punto de que ordenó su captura. Nuevamente la clandestinidad fue el refugio del igualitario, hasta que en agosto de 1876, fue detenido y engrillado en la cárcel publica.

Un acta firmada por 900 ciudadanos en la que se denuncia “todo género de tormentos y ultrajes” que cometían las autoridades, devuelven el orden público y resuelven “nombrar prefecto y comandante general del departamento al Dr. Andrés Ibáñez”.  Es a partir del 2 de octubre de 1876, que Ibáñez gobierna Santa Cruz poniendo en práctica su programa igualitario.

Los primeros días de diciembre de ese año, 1876, los igualitarios proclaman la federación.  Emitieron una proclama de la Junta Superior federal del Oriente, donde sostienen que “una era de paz, igualdad y fraternidad.

El nuevo gobierno federal empezó a ejercer su poder con el nuevo año, 1877, cobrando impuestos a la producción de azúcar y emitió decretos para organizar su funcionamiento. Dejó a los terratenientes las tierras que cultivaban y distribuyó lo restante; abolió la servidumbre y otras cargas sociales de los más humildes. Llegó incluso a emitir papel moneda con el respaldo de los bienes públicos.

Los federalistas intentaron hacerse reconocer por el gobierno central de La Paz, el que anoticiado de la rebelión envió un destacamento militar al mando del general Carlos de Villegas para sofocarla.
Mientras tanto, Ibáñez marchaba hacia Samaipata para desbloquear e implantar la revolución federal en todo el departamento de Santa Cruz. El enfrentamiento era inevitable y ante ese echo, volvió a la ciudad para reordenar el gobierno federal y acondicionar sus tropas para enfrentar a Villegas. El 3 de Marzo de 1877, dictó el último bando federal disponiendo que toda la fuerzas militares de la ciudad debían retirarse hacia chiquitos.

Villegas entró en Santa Cruz y con 600 hombres, salió en persecución de Ibáñez y los igualitarios- federales. El 1ro de Mayo de 1877 terminó la persecución con la muerte de Andrés Ibáñez y tres de sus seguidores en la localidad Cruceña de San Diego.

Fuente: http://www.santacruz.gob.bo/


1 comentarios:

no me ayudo pero grasas señor y no soy un robot soy semirobot pero no robot humano

Publicar un comentario