Juana Azurduy de Padilla

Una de las mayores vocaciones por la libertad de Sudamerica tiene nombre de mujer. Se llama Juana Azurduy de Padilla, nacio en sucre el 12 de Julio de 1780 como consta en la partida de bautismal que se asienta en el archivo parroquial de Santo Domingo de Chuquisaca, ciudad de tradiciones e historia donde se forjo la idea libertaria y se firmó nuestra independencia.

Educada en el prestigioso convento de Santa Teresa, abandona la vida religiosa para participar en las guerras de emancipación del Alto Perú.

Esta heroína  de las Américas contrajo matrimonio con Don Manuel Ascencio Padilla en la parroquia de San Miguel de Moro Moro (hoy Ravelo) el 19 de mayo de 1799, esposa leal y noble, fué madre de cinco hijos.

Juana Azurduy de Padilla empuña las armas contra la dominación y la tiranía española, 16 combates con título castrense de Comandante de Batallón "Leales" coronan la gloria de Doña Juana Azurduy de Padilla y llenan de orgullo el territorio que la vio nacer. La contemplan serenamente , luchando con el valor de hombre y entereza de patriota los pueblos de Chuquisaca, Pitantora, Ayohuma, El Villar, La Laguna, Tomina, Presto, Azurduy, Zudañez, Tarabuco, Yamparaez, El Cerro de Carretas, Tarbita, Sopachuy y otros pueblos de Chuquisaca y Potosí.

Dió todo esta asombrosa mujer por la Patria, y todo lo perdió excepto su inquebrantable resolución en favor de la libertad del Alto Perú y aún de los pueblos del Rio de la Plata.

El gobierno argentino conociendo esas singulares dotes heróicas de la mujer ascendio al grado de Teniente Coronel  de las Milicias Armadas de los Decididos del Perú, el 13 de agosto de 1816.

El 15 de abril de 1817 se la vió a Doña Juana Azurduy de Padilla en los campos de la Tablada de Tarija , animando a los bravos Chapacos que no la dejaron combatir. Doña Juana Azurduy  es la libertadora del Collasuyo, madre de esta Patria Bolivia, heroína de las Américas.

Frustradas algunas gestas del Alto Perú se fué a la Argentina para ponerse a las ordenes del General gaucho Guemes quien la recibio con todos los honores que nuestra Libertadora se merecía.

Más de 7 años ausente de su Patria, regresa a la cuna de su nacimiento.

Cuando Bolivar llego a Chuquisaca, lo primero que hizo fue saludar a la Libertadora del Collasuyo con todo su Estado Mayor de Jefes y Oficiales. Este saludo llenó de orgullo a esta madre de la Patria y con ella a todos los héroes.

La guerrillera muere un 25 de mayo de 1862 a la edad de 82 años en la ciudad de Sucre en la más completa miseria, su valor solo fue reconocido póstumamente 100 años despues sus restos son exhumados para ser guardados en un mausoleo que se construyo en la ciudad que la vio nacer.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada